viernes, 29 de enero de 2010

Kanban vs Scrum en castellano

Una vez alguien (creo que fue Bob Hartman) escribió en su blog que no pondría más de dos o tres artículos por semana porque no daba tiempo a que la gente los asimilara. En cierto modo, no es buena idea que vuelva a publicar una entrada ahora, cuando acabo de escribir una justo ayer. Puede que al final una oculte a la otra y queden algunas sin leer… hay que tener en cuenta que no cuento las visitas por miles :-). Pero me apetecía hacer pública esta noticia.

Hace tiempo, un grupo de personas empezamos a traducir el libro Kanban and Scrum - making the most of both, proyecto que ha visto hoy la luz. Ángel Medinilla explica muy bien de que va el libro y el proceso de traducción Aquí.

Simplemente me gustaría añadir que ha sido un placer colaborar con Ángel Medinilla, Rodrigo Corral, Xavier Quesada-Allue, Jorge Uriarte, Agustín Yagüe, Teo Sánchez, Juan Palacio, Ángel Agueda, Laura Morillo-Velarde, Jorge Jiménez, Javier Sánchez y Juan Quijano.

He tenido la oportunidad de aportar mi granito de arena a una buena causa (granito bastante pequeño en comparación con el trabajo de otros) y a la vez aprender. Lo que demuestra que, con ayuda de comunidades como Agil-Spain, un pequeño esfuerzo bien enfocado puede ayudar a muchos, y a la vez beneficiarnos. Vamos, la retribución Kármica que comenta Ángel :-)

El libro lo pueden descargar AQUÍ.

jueves, 28 de enero de 2010

Eclipse: Java Exception Breakpoints

Hoy he rescatado de la lista de temas pendientes uno sobre Eclipse por dos razones, la primera es que este blog lo llamé eclijava por algo, y la verdad es que Eclipse lo tenía olvidado. La otra es que son las seis y pico de la mañana, y en un rato tendré que estar en mi trabajo, así que no podía elegir un tema muy largo.

Probablemente el error más frecuente en una aplicación es una excepción. Seguramente todos nos hayamos puesto a depurar la aplicación por un problema de este tipo, y para esto Eclipse nos ofrece una opción muy interesante: los "Java Exception Breakpoints". Si nos vamos a la vista "Breakpoints", veremos un icono que contiene una J y un símbolo de exclamación.


Pulsando en él, se nos abrirá una nueva ventana en la que podremos definir la excepción asociada al breakpoint. Al permitir comodines, como el asterisco, es muy cómo buscarla. En esta ventana también podremos definir el tipo de excepciones que queremos tratar: capturadas o no capturadas.


Hace tiempo que descubrí esta opción, y para alguien "adicto" a al depurador como yo, es algo muy interesante.

miércoles, 20 de enero de 2010

Curso Flexibilidad con Scrum en Tenerife

No había publicado una entrada en este blog anunciando el curso de Scrum que se celebrará en Marzo en Tenerife porque ya lo había hecho yo mismo en esta entrada de iExpertos.

Pero creo que es necesario que publique unas líneas al respecto aquí, ya que debo agradecer a Claudia Ruata y Juan Palacio lo que están haciendo. Desde el momento que le comenté la idea a Juan se ha mostrado interesado y dispuesto a hacer posible este curso. Igualmente, Claudia se sumó a la iniciativa desde que tuvo ocasión, y debemos tener en cuenta que ambos invertirán parte de sus vacaciones en el curso, esfuerzo que realmente valoro y agradezco.

Siempre resulta agradable ver como los profesionales a los que admiras y respetas, también son grandes personas. Soy un privilegiado al poder colaborar con ellos (y aprender de ellos) en ScrumManager.

Ya ellos, apostando por esta idea, han publicando un banner del curso tanto desde ScrumManager, como desde Navegapolis (se alterna con el anuncio del libro Flexibilidad con Scrum) y Horus. Espero que esto, y la promoción que hacemos desde Tenerife, sea suficiente para que todos los interesados en aprender esta metodología puedan aprovechar la oportunidad.



Curso Flexibilidad con Scrum en Tenerife. 29 y 30 de Marzo.



sábado, 16 de enero de 2010

Publicado el libro: Diseño Agil con TDD

Puede que esta entrada llegue un poco tarde o que ya no tenga sentido. He estado bastante liado, y sin ser un ratito a las seis y pico de la mañana para escribir la anterior entrada, no he tenido tiempo de tocar el blog.

Pero para mí es muy gratificante escribirla, así que aunque llegue tarde, pues ya se ha hablado de esto aquí, aquí, aquí, aquí, aquí, y muchos sitios más... me gustaría añadir algunas líneas, no con respecto al resultado, que ya se ha dicho todo, pero sí sobre el proceso.

He tenido la suerte no sólo de leer el libro antes que la mayoría, sino que también he visto como ha ido evolucionando. El simple hecho de tener acceso a los comentarios de los revisores, ofrece otra forma totalmente diferente de leer un libro, sin duda mucho más enriquecedora. A todo lo que me ha aportado este libro, se suma lo que me ha aportado ir viendo los puntos de vistas de los otros profesionales implicados, a los que valoro mucho.

Por otro lado, ha sido un proceso de reencuentros. Entre los revisores se encontraba Néstor Betancour, con el que compartí muchos y buenos momentos en la facultad. Siempre es un placer estar en un proyecto con alguien como él. También entre los revisores y coautores estaban Yeray Darias (escribió un capítulo, que al final quedará para un segundo libro) y Fran Reyes, dos de los miembros del primer equipo del que formé parte como programador. Profesionalmente lo mejor que me pudo pasar fue empezar en ese equipo, pues sin duda marcará una referencia para siempre. Dejando atrás la empresa, me llevé la amistad y todo lo que había aprendido de ellos. El poder seguir haciendo cosas juntos es un verdadero placer.

Por todo esto, no sólo debo agradecer a Carlos que ponga a disposición de todos un libro con tanta calidad y que tanto ayudará a muchos, sino el haberme permitido colaborar en este proyecto que tanto me ha aportado. Por si lo de ser revisor junto a todos estos profesionales fuera poco, también me brindó la oportunidad de aportar mi humilde granito de arena como coautor. ¡Gracias Carlos!

miércoles, 13 de enero de 2010

La maldición del conocimiento

Ayer impartí el curso sobre historias de usuarios y test de aceptación. Para mí es muy agradable ver que la evaluación de los alumnos ha sido muy buena, pero por suerte o por desgracia, normalmente suelo ser la persona más crítica conmigo, así que desde que terminó el curso y probablemente durante unos días toca anotar las cosas a mejorar, mientras voy haciendo retrospectiva.

Haciendo esa evaluación propia, vino a mi cabeza un artículo que leí hace tiempo y que dejé pendiente para escribir algo sobre él. Se trata de "La maldición del conocimiento: cuanto más sabes peor te explicas". Realmente recomiendo que lo lean, es muy cortito y para mí la idea está del todo acertada. Lo bueno es que también incluye unas pautas para evitar esto (pautas que tendré más en cuenta en el futuro, ya que por ejemplo Java no es una canción igual de conocidas para todos ;-)).

sábado, 9 de enero de 2010

Patito de goma

Tras las vacaciones navideñas, y con las pilas más cargadas, era hora de volver a la rutina. Así que retomo el blog hablando de una técnica que "descubrí" justo en estas navidades.

Intentando convertir en tradición el ir a cenar la noche antes de Reyes, este año volvimos a quedar un grupo de amigos. Estas cenas son para mí muy importantes. Entre otras cosas, porque mis primas también forman parte del grupo, así que puedo pasar un buen rato con amigos y familia, que teniendo en cuenta lo poco que voy a Gran Canaria, es de agradecer. Por otro lado, algunos de estos amigos, son también informáticos, y aunque no sea lo normal (aunque suene raro) a veces, mientras nos ponemos al día, se habla de informática (es normal hacer un pequeño resumen de qué está haciendo cada uno, informáticos o no, para saber en qué andamos todos).

El caso es que Ayose e Iván (dos amigos, también programadores) me contaron que cuando los miembros de Banot trabajaban con ellos en Foton, les enseñaron la técnica del patito de goma. La idea es simple, cuando tengas un problema, cuéntaselo a un patito de goma.

Puede parecer una tontería, pero ¿no te ha pasado que al contarle tu problema a un compañero de pronto te viene a la cabeza una posible solución? Cuando nos enfrentamos a un problema, puede que nos ofusquemos y no seamos capaces de tener una visión global. El simple hecho de parar, y contarlo a un compañero, puede hacer que lo veamos desde otra perspectiva. Por otro lado, para explicar tu problema debes ordenar las ideas, para expresar exactamente qué está pasando y qué quieres conseguir realmente. Igual al ordenar estas ideas, y aclararte, la solución se hace más evidente.

Si muchas veces basta con alejarse del problema un segundo, u ordenar las ideas, para encontrar la solución… ¿en vez de implicar a un compañero y su tiempo, por qué no probar con el patito de goma? Si aún así no encuentras la solución, siempre tendrás al compañero en el que habías pensado al principio, y tampoco será tiempo perdido el intento, ya que seguro que como le has explicado ya el problema al patito, te costará menos contárselo a tu compañero.

¿Por qué un patito de goma?... podría contestar con otra pregunta: ¿por qué un tomate? Seguro que tiene su historia, pero eso es lo de menos, usa un amiguito invisible si te es más cómodo ;-)