sábado, 12 de marzo de 2011

Calcular la hipoteca de tus tareas + abandonar la mierda

Hace tiempo que no escribía nada, probablemente por la segunda idea del título de esta entrada, aunque luego matizaré un poco el concepto "mierda". Lo cierto es que seguía dos ideas que luego vi por escritas en sitios distintos, por personas distintas, y que refleja a la perfección la forma en la que intento gestionar mi tiempo ahora mismo.

Por un lado está este artículo de Berto Pena, que nos invita a:
  1. Identificar aquellas tareas que realizamos día a día (por ejemplo leer el mail) y que nos quitan tiempo y atención para otras más importantes.
  2. Anotar cuánto tiempo de media nos quita cada una de las tareas identificadas.
  3. Calcular el total del tiempo invertido.
  4. Plantearse cuánto vale un minuto de nuestra vida y con ello ver cuánto pagamos diariamente por todo el tiempo invertido en las tareas que hemos anotado.
  5. Luego nos propone una serie de ideas para reducir el coste de lo que llama hipoteca diaria.
A esta idea, siguiendo con la analogía, yo añado la compra de tiempo a crédito. No sólo gastamos un tiempo muy valioso diariamente casi sin que nos demos cuenta, sino que además muchas veces no disponemos de ese tiempo y lo cogemos prestado de otras tareas. El problema, es que a la larga la deuda se acumula.

Sin haber llegado a este artículo, personalmente (por eso de año nuevo propósitos nuevos) ya había hecho un cálculo del tiempo que gastaba y en qué. También había detectado que parte de ese tiempo en realidad era tiempo que tendría que estar asignado a otras tareas a las que ya les debía demasiado. En ese punto, empecé a dar pasos lógicos: evitar las tareas que generen un menor beneficio (cuánto me aportan / cuánto me cuestan).

Para expresar esta forma de gestionar el tiempo, en la que vamos descartando aquellas cosas "menos rentables" me quedo con un fragmento de una entrevista hecha a Steve Jobs que leí hace poco. Relata parte de una conversación telefónica entre Mark Parker y Steve Jobs en la que Parker le preguntó a Jobs si tenía algún consejo que darle:

Hacéis algunos de los mejores productos,
pero también mucha mierda.
Abandona la mierda y céntrate en lo bueno.

Es una idea muy simple, pero coincide a la perfección con lo que estaba haciendo y me pareció un gran consejo: simple, conciso, directo, ... efectivo. Como decía al principio, en mi caso no doy un sentido tan literal al concepto mierda. Es cierto que he dejado de lado tareas que igual sí que están más cerca del significado que le da Jobs (como el foro :P ), pero también he tenido que dejar de lado tareas que para nada son una mierda (como las charlas de Agile-Canarias) para poder reducir mi deuda con otras tareas que por los motivos que sean, son más rentables (desde el punto de vista de la gestión del tiempo, claro).