sábado, 5 de noviembre de 2011

¿Sumas o restas?

Foto de reuben4eva
Este lunes vi que en TVE2 estaban entrevistando a Álvaro González-Alorda. No pude ver la entrevista completa (por desgracia), pero escuché una frase que quedó grabada en mí: “Hay dos tipos de personas, los que te dan gasolina y los que te la quitan”. Álvaro la había escuchado en una reunión y creyó que era fantástica...yo también lo creo. Y probablemente haya calado tanto, probablemente la siga recordando perfectamente (pese a mi maltrecha memoria) porque encaja perfectamente con mi, cada vez mayor, convicción de que somos tóxicos con nosotros mismos y con los demás. Entenderás lo que quiero decir...

Constantemente estoy comentando con mi pareja que señalar los problemas realmente no aporta mucho, lo que nos hace avanzar son las soluciones. No somos conscientes, pero al día estamos lanzando demasiados mensajes negativos, y al mismo tiempo los recibimos casi sin darnos cuenta. ¿Te has parado a analizar esto?. Te pongo un ejemplo:

En Diciembre un amigo (y compañero de trabajo) y yo haremos parte de El Camino Primitivo. Al hablarlo con la gente, muchos me dicen que en esa época hará mucho frío, que nos mojaremos, que a ver si nos van a robar en los albergues... El otro día, cuando se lo conté a un amigo me dijo, con un tono alentador: "¡Qué guapo! Eso con dos perras vas a Decatlhon y consigues un buen equipo para el frío, la lluvia y el viento...porque también deben tener en cuenta el viento".

Puede que no seamos ni conscientes, pero la diferencia es abismal. En el primer caso, simplemente se limitan a señalar los obstáculos. En el segundo, no sólo me ofrecía soluciones, sino que estas me las comentó antes que el propio problema. Para una persona que dude, que no lo tenga realmente claro, estar escuchando constantemente los problemas con los que se puede encontrar, puede ser la razón para desistir.

También podemos ver un ejemplo en dos posturas típicas ante una propuesta. Imagina que propones a tus amigos/compañeros hacer X los jueves. Piensa en estos dos tipos de respuestas, que seguro que ya has escuchado alguna vez:
  • Los jueves no puedo, tengo que (poner aquí cualquier motivo). (Como diría Joaquín Sabina, este es un punto final de los finales, al que no le siguen dos puntos suspensivos).
  • Los jueves no puedo, tengo que (poner aquí cualquier motivo). Pero cualquier otro día, cuando quieras. Incluso lo podemos hacer por la tarde para que venga más gente...(Y aquí sí que le siguen dos puntos suspensivos)
Puede que en ambos casos, los que responden estén en las mismas condiciones. Puede que tengan las mismas ganas de participar. Puede que si le propones al primero hacerlo otro día, acepte de buena gana. Pero el caso es que uno se limita a lanzar un mensaje negativo, a señalar un obstáculo. El segundo refleja una situación y ofrece alternativas, soluciones.

Incluso es más frecuente bromear en negativo que en positivo. "No te despistes, que cuando te des cuenta te pega la patada" (referido a la pareja), "Aprovecha ahora que luego se acabaron las aficiones, el dormir..." (referido a los futuros hijos)...

Tampoco debemos caer en el error de convertirnos en unos temerarios. De ignorar los problemas, de no mirar los obstáculos. Pero podemos cambiar radicalmente el mensaje sin ser inconscientes. Podemos señalar el obstáculo, pero sin usar un mensaje negativo, acompañándolo de alternativas. En esta entrada explican perfectamente la diferencia entre una persona positiva, un optimista y una persona negativa. Me permito copiar una parte, ya que lo explica mejor de lo que yo pudiera hacerlo:

Optimista es aquella persona que está convencida que todo va a salir bien. Una persona positiva es aquella que está buscando lo mejor de lo que hay. Es decir, lo que hace es ante una situación difícil es sacar los aspectos favorables, se centra en poner toda la atención, todo el foco, en la solución y en la oportunidad; la persona que toma el punto de vista negativo se regodea, pone toda la atención en el problema y no puede encontrar una solución aunque la tenga delante de sus narices.

En la entrada también comentan como adoptar una postura positiva, si bien no nos va a curar, sí que puede ayudar mucho a la hora de afrontar una enfermedad. Y pese a todos los beneficios que una postura así puede aportar, no entiendo por qué tendemos a caminar en el sentido opuesto.

Pequeñas dosis de "veneno" cada día, puede matar un gran proyecto. Piensa en ello y decide qué mensajes quieres escuchar... Decide qué mensajes quieres transmitir.

3 comentarios:

  1. Hola muy buena reflexion lo que mas me gusto es la frase de pequeñas dosis de veneno, puedeb natar un gran proyecto.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por pasarte y por el comentario. A mí también me gustó esa frase cuando se me ocurrió, de vez en cuando pongo algo similar en Twitter (@gregoriomena), porque es un tema en el que suelo pensar bastante.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Estoy totalmente de acuerdo. Hay que buscarle la parte positiva a todo lo que te pase en la vida, y yo para eso en este momento soy un revulsivo. En la empresa me cambian de departamento ... excusa perfecta para aprender tecnología nueva que en el otro departamento no veo. Que ya no se puede dormir de la misma forma que antes con un niño de 6 meses ... pues más tiempo paso disfrutando de él, viendo como va evolucionando cada día y sobre todo, viendo en su cara la alegría que tantas veces los mayores hemos dejado un poco de lado. Que la dueña del piso me dice que lo va a vender, pues me lo curro y busco un sitio mejor para que los niños puedan disfrutar en un patio, y de paso me libro del pasotismo de la dueña y de la comunidad de vecinos .... :D. Como dice el refrán ... "El que busca, encuentra", por lo que hay que buscar siempre el lado positivo de todo lo que nos suceda, y apartar todo y a todos los que nos den malas energías.

    Un saludo.

    ResponderEliminar