Si no te consideras parte del problema, puede que el problema seas tú

Imagen de pixabay
     Hace unos cuatro años, empecé a prepararme el PMP. Diría que sólo recuerdo una cosa de lo que vi  (no llegué a hacer el examen, así que tampoco fue tanto lo que estudié 😬). Pero desde entonces la tengo presente: el modelo del queso suizo.

      Es un modelo que se usa en la gestión de riesgos, especialmente en sistemas humanos. Resumiendo mucho (y mal), el nombre se debe a los característicos agujeros del queso suizo. Este modelo interpreta un sistema como varias lonchas de queso alineadas, donde los agujeros son debilidades. Y nos dice, que los fallos se dan cuando hay agujeros alineados en todas las lonchas y el riesgo pasa através de ellos convirtiéndose en un fallo porque en ninguna capa se frenó.

      Sé que no es su objetivo, pero yo lo suelo usar como herramienta para hacer retrospectivas cuando algo no va bien. Porque si para analizar un problema te centras en cada loncha, analizando "su agujero", cuando llegues a la tuya no podrás señalar a otro lado. Y eso ayuda a mejorar profesionalmente y como persona, además de asumir responsabilidades.

      Por ejemplo, cuando se aborda un desarrollo en el que los requisitos no están claros, cambian constantemente, se deben solucionar puntos concretos sin tener una visión global, etc. Y el código empieza a degenerar y surgen más errores de lo deseado... lo primero que pienso es que es un problema de definición. Es fácil y justificable quedarse en este punto, pues realmente hay un problema de definición. Pero si analizo la situación (como desarrollador), revisando cada una de las "lonchas" implicadas, al llegar a la mía surgen preguntas como: ¿el diseño es adecuado? ¿por qué no admite cambios? ¿por qué no hay una base de test que asegure estos cambios? ¿etc, etc, etc?

      Por otro lado, analizar la situación del proyecto de esta forma (lonchas alineadas) obliga a tomar conciencia de que somos un todo trabajando con un objetivo. Cuando en un proyecto intervienen funcionales, arquitectos, desarrolladores, gestores, etc... es fácil y frecuente que veamos grupos aislados haciendo un trabajo concreto y esto lleve al mal vicio de señalar con el dedo a otros cuando surge un problema. Y cuando surge un problema, que no veamos que como miembros del equipo, de una forma u otra, estamos implicados, es un problema en sí mismo.

      Había un spot publicitario en el que Figo (creo que era Figo) decía algo como "si yo juego, el partido es mío". En los proyectos siento algo parecido... me implico y lo tomo como mío. Si no puedo llegar a sentir eso, me frustro... y cuando he empezado a asumir responsabilidades y dirigir equipos, he visto que me resulta igualmente frustrante conseguir que el resto lo sienta así. A veces creo que sería más feliz si pudiera decir que es sólo trabajo, que los problemas son de la empresa no míos, ... Pero en realidad dudo que fuera feliz pasando buena parte de mi vida haciendo algo que no siento mío, algo por lo que no me dejaría la piel.

Comentarios