viernes, 23 de septiembre de 2011

Lo siento, hoy no llevo tiempo suelto en los bolsillos

Las visitas que tuvo el blog entre el domingo y el lunes han roto todas las estadísticas. Son cifras bastante humildes, pero fueron diez veces mayores que las que ha tenido cualquiera de las entradas anteriores. Eso, y saber que las personas que empezaron leyendo este blog en su inicio continúan haciéndolo y comentando conmigo lo que escribo, es una buena inyección de motivación. Desde luego son dos buenas razones para seguir consiguiendo caritas felices, e incluso publicar alguna entrada extra como hoy ;)

Si has leído otras entradas sabrás que me intereso mucho por temas relacionados con la productividad, la gestión efectiva del tiempo, motivación, etc. Este interés hace que preste atención a ciertas cuestiones, y así he visto que todavía no sabemos manejar el tiempo.

Me explico, creo que con el tiempo nos pasa como cuando apareció el euro, si no lo pasábamos a pesetas no lo manejábamos bien (para ser sinceros, todavía lo veo mejor cuando hago la conversión). Hay varios artículos, aplicaciones, técnicas, etc que nos hacen pensar en el valor económico para poder valorar el tiempo. Por ejemplo:
  1. Esta aplicación calcula el coste de una reunión
  2. Otro ejemplo es una bonita historia que leí por primera vez en una novela (y que luego me llegó muchas veces al correo en forma de presentaciones, animaciones, etc.) donde se intenta hacer entender la importancia de aprovechar el tiempo usando una analogía con el dinero.
  3. Esta entrada, muy recomendable, en el blog ThinkWasabi, donde nos invita a calcular el coste (económico) de nuestras tareas diarias.
Pero lo que realmente me parece curioso, es que no he encontrado nada que nos haga reflexionar sobre el coste del tiempo de otras personas. La mayoría de nosotros nos sentimos incómodos si tenemos que pedir dinero y nos apresuramos a devolverlo, pero no sentimos algo similar al "pedir tiempo". Seguro que no produce la misma sensación la frase "me puedes dejar un euro" que ".. ya que vas...", "no te importa y... son sólo cinco minutos", ...

¿Has pensado en el gasto en tiempo que tendrán los usuarios cuando desarrollas una aplicación? ¿Lo que implica entregar un software que no ha sido suficientemente probado, que no es amigable, ...? ¿Has pensado en el tiempo de tus amigos/compañeros/familiares cuando vas a disponer de él?

Todos nos escandalizaríamos, como mínimo, si vemos a alguien meter la mano en el bolsillo de otra persona y coger dinero. Pero ver como alguien hace perder tiempo al resto (colarse, no respetar el turno de palabra, ...), ya es algo casi que normal. ¿Esa persona piensa en que el tiempo de esas otras personas tiene un valor?

No soy un experto en esto, pero sí que me apetecía reflexionar "en voz alta" sobre ello, pues al menos yo, contestaría que no a la mayoría de las preguntas anteriores. Puede que debamos seguir la propuesta de Berto Pena (el punto 3 de los ejemplos anteriores), pero para calcular el tiempo que hacemos gastar a otras personas, antes de hacerlo.

2 comentarios:

  1. ¿Vas a reclamarle a la organización del concierto por los 45 minutos que nos robaron?

    Hay un libro (hicieron una película también) que trata este tema... la verdad es que me encantó Momo y su lucha con los hombres grises..

    http://www.escueladeescritores.com/14-resenas-literarias

    http://www.reseñas.li/detalles/momo

    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Entre este concierto, y otro de Marc Anthony hace algunos años... ya tendría para pegarme unas buenas vacaciones :( (aunque el de M. Anthony fue peor aún, que ya es decir...)

    Tiene muy buena pinta el libro, cuento + temas sobre el tiempo = me gusta fijo. Creo que será el siguiente... (en el de ahora, ¿a que es una sirena? jejeje).

    Besos.

    ResponderEliminar