sábado, 6 de febrero de 2010

Metodologías ágiles: ¿Somos capaces?

Cuando empecé a leer sobre las metodologías ágiles, dos de los conceptos que más se repetían eran “equipos auto-organizados” y “profesionales competentes”. Estos días he estado pensando en estos conceptos, tras leer dos artículos:

Uno de ellos fue “Adiós al trabajo fijo, bienvenida la empleabilidad” de Pilar Jericó. Mientras lo leía, me quedé reflexionando en el siguiente fragmento:

Y por último y puede que más complicado, el profesional ha de velar por su propia carrera. Ya no vale quedarse de brazos cruzados para que la empresa decida qué es lo mejor para uno mismo. La persona se ha de preocupar de su formación y ser exigente con su propia empleabilidad. Si se está en una vía muerta, ha de poner los medios para salir de ahí estudiando, buscando alternativas o lo que sea… El objetivo personal no debería perderse nunca de vista: En el hipotético caso de que a uno lo echen (o amorticen su puesto, como se dice más elegantemente), tiene que ser empleable en otra organización. Desgraciadamente, esta crisis ha encontrado desprevenidas a muchas personas, que siguen culpando el sistema, cuando han estado durante años haciendo y repitiendo lo mismo. Ojala esta situación nos ayude a darnos cuenta de que de nosotros sólo depende nuestro futuro y que nuestro compromiso sólo tenemos que desarrollarlo si también nos aporta valor a nosotros.

¿Necesitamos una razón exterior, como es la crisis, para intentar ser competentes, formarnos, etc? Los estudios indican que para que un profesional sea realmente efectivo se debe trabajar la motivación intrínseca… pero si nos hace falta un toque de atención, como ha sido en este caso la situación del mercado laboral, para intentar estar a la altura, ¿podemos tener un problema? ¿Con esta radiografía de nuestro panorama, es factible hablar de equipos auto-organizados?

En este otro artículo, se habla de la intención de una multinacional norteamericana de cerrar su cede en España. Entre los motivos, yo me quedé pensando en estos:

… la falta de compromiso …

se quejan de lo poco operativos que son los españoles con los que comparten proyectos. Al parecer, y me lo creo, los españoles siempre se están quejando de esto o lo otro, no buscan de manera intuitiva soluciones a los problemas que surgen sino que intentan encontrar culpables para justificarse ellos mismos … (Con respecto a esto, sería interesante leer el siguiente artículo de Ángel Medinilla)

Reflexionando sobre estos dos artículos, lo primero que me planteo es si esto es un reflejo fiel de nuestra situación… ¿qué opinas? Luego, ¿puede ser esta una de las razones por la que otros países nos lleven ventaja en cuanto a la aplicación de las metodologías que están demostrando ser la solución a los problemas frecuentes en nuestra industria?

6 comentarios:

  1. Buen apunte Gregorio, ya había leído el artículo de Angel Medinilla, pero no conocía el de Pilar Jericó. Creo que esa reflexión que hace acerca de que cada uno se ha de preocupar por su propia formación y futuro se encuentra gran parte del problema.

    Son bastantes las personas que he conocido en la carrera y que cuando me los encuentro ahora y hablamos un rato me dicen que ya han estudiado bastante y que ahora solo hay que trabajar, que ya no es época de estudiar (gran error en mi opinión). Es difícil que se impongan estas metodologías (mucho más eficientes y versatiles) cuando no las han estudiado nunca y los profesionales del sector creen que ya lo han aprendido todo.

    Con respecto al artículo de Angel Medinilla, está muy bien, se puede sacar algo bueno de él y es que fuera de España la calidad de nuestro trabajo es buena. Ahora queda cambiar la actitud, que visto por otro lado puede ser incluso más difícil.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Yeray.

    Cuando dices que "fuera de España la calidad de nuestro trabajo es buena" te refieres al artículo de Mariano Lozano, ¿no?. El de Ángel habla del "Yapero" y eso no nos deja muy bien :S

    Yo también creo que la cuestión está en lo que apuntas, tenemos una buena base (yo defiendo la formación que recibimos, que si bien se puede mejorar en muchos aspectos, tiene bastante calidad en mi opinión), pero a partir de ahí puede que fallen las maneras. En esta profesión, creer que se ha estudiando bastante, no lleva a buen puerto... Hay muchos otros factores, pero para mí esta idea es fundamental para ver en qué fallamos.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Tienes toda la razón Gregorio, me refería al de Mariano Lozano. Había leído ambos pero mi cabeza ya no da para mucho más :P

    ResponderEliminar
  4. Me parece una reflexión totalmente acertada, no puedo estar más de acuerdo contigo.

    Durante muchos años he observado, sufrido y razonado sobre la situación y cualidades que comentas del mercado laboral en España, y me he planteado las mismas cuestiones y conclusiones.

    Por eso suelo acordarme siempre del artículo de Un Mensaje Para García http://www.analitica.com/va/sociedad/educacion/1472752.asp

    Un fuerte abrazo y ánimo

    ResponderEliminar
  5. Me alegro de que compartamos esa forma de pensar. Y muchas gracias por el enlace, no conocía la historia y la verdad es que merece la pena leerla. Espero que veas la nueva entrada, el vídeo para mí también está genial (sobre esto que decimos).

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar