lunes, 23 de julio de 2012

Ocho minutos

   Hace poco vi la película Tan fuerte, tan cerca. En ella, el protagonista cuenta que si el sol se apagara de repente tardaríamos ocho minutos en enterarnos, porque ese es el tiempo que tarda la luz en recorrer la distancia que separa la Tierra del Sol. Y contaba que se le estaban acabando los ocho minutos de un ser querido que había perdido.

   Esto me hizo pensar en nuestra profesión. Creo que realizar bien el trabajo es algo bueno. Realizar las tareas asignadas en tiempo y cumplir con la expectativas es un buen objetivo. Pero todo gran profesional además dejará sus ocho minutos, que perdurarán en proporción a su calidad y la capacidad de haber formado parte del equipo.

   Aunque me queda mucho camino por recorrer y es breve el que he recorrido ya, quise saber si había sido capaz de dejar mis ocho minutos aunque estos sólo duraran unos pocos segundos. He estado en tres empresas desde que empecé a dedicarme al desarrollo de software formando parte de un equipo, y la verdad es que ni me atreví preguntar a compañeros de la primera (sólo estuve un año y todo era nuevo para mí) ni vi sentido preguntar a los equipos en los que estoy actualmente. Pero la respuesta de dos compañeros de la segunda empresa fue realmente gratificante. Creo que ha sido un buen ejercicio y es algo que nos deberíamos preguntar alguna vez: ¿Estoy dejando huella?.

   P.D.: Tengo un café pendiente hace demasiado tiempo con esos dos compañeros, que espero resolver pronto ;)

No hay comentarios:

Publicar un comentario