lunes, 16 de julio de 2012

Colaboración

Los que me conocen saben que creo sinceramente que la colaboración puede ser la clave para conseguir nuestras metas. Todavía existe en Google apcom (Aprender Compartiendo), un grupo que creé hace años (y que ya debería haber borrado, pero supongo que me puede la nostalgia) con la intención de reunir a compañeros de diferentes ámbitos y colaborar en un proyecto para aprender y mejorar como profesionales. Sigo pensando que era una gran idea (con muchas personas dispuestas a participar) que no llegó a mucho por mi mala gestión.

El caso es que esta semana me he topado con dos lecturas, que por esta forma de pensar, me han interesado muchísimo.

Una fue en la Bonilista del 8 de Julio, en la que nos hablaba de "Radical Openness" una conferencia de Don Tapscott en TED. No voy a hablar de ella, la puedes ver AQUÍ (muy recomendable) y seguro que ya has leído a David. Pero si tuviera que resumir la parte que trato hoy, la colaboración, diría que si quieres mover el mundo, no tiene sentido que te pongas a empujarlo... busca a alguien con un punto de apoyo adecuado que tenga unas metas alineadas con las tuyas y colaboren para lograrlas.

La otra fue una noticia que me pasó un compañero sobre Ouya (una consola de código abierto). Para mí lo realmente interesante fue descubrir el concepto crowdfunding (financiación en masa), lo que yo entiendo como un buen ejemplo de colaboración para conseguir llevar a cabo un proyecto. Me da un poco de vergüenza decir que he "descubierto" este concepto que empezó a sonar en 1997, por lo que he leído. Pero me parece algo extraordinario...

Personalmente vivo de cerca otro buen ejemplo de colaboración. Alguien con una gran idea ofrece a otros colaborar para desarrollarla a cambio de una parte de los beneficios. Desde el punto de vista de la persona que tiene la idea, puedes resolver parte de la financiación del proyecto. Desde el punto de vista de los colaboradores, si crees en el proyecto, es un forma de invertir en ella usando tiempo en vez de dinero.

El problema es que, en mi opinión,  seguimos prefiriendo ligarnos a la rubia, en vez de hacer caso al señor Nash. Y es curioso, porque por mucho que haya evolucionado la sociedad (¿?) seguimos sin ser capaces de aprender de seres mucho más simples. En vez de dejar al descubierto nuestro rastro para entre todos encontrar EL CAMINO, solemos dedicar tiempo y esfuerzo en borrar cualquier rastro para que otros no puedan llegar a la meta, aunque eso haga que tengamos menos probabilidades de llegar nosotros mismos.

3 comentarios:

  1. Estoy de acuerdo en todo menos en una cosa... "no llegó a mucho por mi mala gestión"

    Me apunté a ese grupo porque me pareció una gran idea. La colaboración me parecía y me parece una forma excepcional de aprender y alcanzar objetivos que si no imposibles, desde luego sí mucho más difíciles de alcanzar en solitario. Si a eso le unes que colaborar es más divertido y enriquecedor; que disfrutas muchísimo más cuando puedes compartir los éxitos conseguidos... no hay color!!!

    Por cierto, yo también soy nostálgico porque hace bien poco me metí en el grupo de apcom... Tengo una espinita clavada con eso...

    Gracias "hormiguita Gregorio" por dejar rastro...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Néstor, antes de jubilarnos sacamos un proyecto juntos, mi palabra está en juego ;) Un abrazo!

    ResponderEliminar
  3. Néstor, antes de jubilarnos sacamos un proyecto juntos, mi palabra está en juego ;) Un abrazo!

    ResponderEliminar