domingo, 26 de julio de 2009

Ser lider (I)

Ya hace bastante que no dedico un rato a escribir algo por aquí, y con varios temas en mente a la espera de tiempo, hoy me voy a poner a ello.

En esta entrada simplemente voy a hacer referencia a dos artículos que a mí personalmente me han hecho reflexionar bastante. El primero es de José Manuel Beas, punto de referencia obligado para todos los que intentamos saber algo sobre metodologías ágiles. Al final del artículo "Liderar mediante el ejemplo" (que recomiendo leer) deja la siguiente reflexión:

Si en tu día a día crees que los demás deberían hacer las cosas de otra manera y estás convencido de que las cosas no se pueden cambiar, quizás podrías intentar seguir el ejemplo de Martin Fowler y liderar mediante el ejemplo

Hay que ser realmente bueno para poder cambiar la filosofía de un equipo con un simple gesto. A mí me hizo pensar como personas como Fowler, pueden hacer cosas grandes con gestos pequeños. Aunque luego José Manuel me contaba (cuando le comenté que iba a hacer referencia a su artículo, hace ya bastante tiempo :S ) que la historia no era realmente así (luego lo explicaba aquí y aquí) yo me sigo quedando con la idea principal, con el hecho de que si creemos realmente en algo y recorremos con paso firme ese camino puede que al final nos acaben siguiendo.

Y si se leen el artículo, decir que la lectura "Reluctant Leader, Reluctant Follower" que recomienda José Manuel es realmente interesante. Yo ya me he dejado una frase anotada en mi lista de citas:

"... like a river—adapting to the rocks but always flowing down hill"

El otro artículo puede ser algo más polémico. Hace más o menos una semana, Leonardo De Seta escribió un artículo titulado "Necesitamos matar a las vacas sagradas". No quiero ni imaginar lo difícil que debe ser para alguien, cuestionar la utilidad de un miembro de su equipo dentro del mismo. Imagina que te toca a ti, y le debes decir a un compañero al que conoces hace años que no está aportando gran cosa al equipo y debes prescindir de él; o se lo debes decir a alguien que te saca años de experiencia, o que lleva más tiempo que tú en la empresa/organización, ... Como dice el autor:

"Pero no es fácil sacar a la luz a nuestras propias vacas sagradas. Suelen ser sagradas por algún motivo (aunque no suele ser muy bueno), y quienes se atrevan a señalar a esta vaca seguramente se encontrarán con rechazo de quienes intentan proteger el pasado de la institución."

En el artículo, hay una frase que me ha gustado bastante, y creo que esta filosofía nos ayudaría/empujaría a todos a mejorar cada día:

"Las organizaciones tiene que creer que si cualquier valor, creencia, proceso, política o mantra corporativo es lo suficientemente valioso para tenerlo, también debería ser lo suficientemente fuerte como para ser desafiado"

6 comentarios:

  1. De acuerdo con el articulo, por eso creo que es clave intentar en las organizaciones que cada participante realice aquellas tareas que le son más atractivas, ya que sin duda las desarrollarán de una manera más activa y con más "profundidad". Si además logramos que sean parte de la toma de decisiones, desde luego el grado de involucración será mucho mayor.

    Para evitar vacas sagradas hay que lograr "rotar" a cada participante en las tareas que deben hacerse así como en los roles. Así se puede evitar que las personas se acomoden y escurran el bulto... siendo vacas sagradas que no aportan pero deciden... o perjudican... lo cuál es peor.

    Para terminar, conviene estudiar a las vacas sagradas, pues dependiendo del rol de cada uno, se puede no conocer cuál es la tarea o rol de una persona porque no está dedicado a tareas ejecutivas sino estratégicas o de otra índole, lo cuál muchas veces no es percibido o valorado por el núcleo laboral de las organizaciones.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por el comentario. Estoy totalmente de acuerdo contigo. Y con respecto a lo que dices de involucrar al equipo en la toma de decisiones, hay un estudio que afirma que no tomar decisiones o no tener poder para decidir entorpece la mente: http://www.psychologicalscience.org/media/releases/2008/smith.cfm Así que está demostrado que tienes más razón que un santo :P

    ResponderEliminar
  3. Wow! Este post a modo de resumen/recopilación se sale.

    Sobre cambiar con el ejemplo, también hay que saber cuándo el cambio no se va a producir, por más ejemplo que demos. Hay (des) organizaciones en las que simplemente uno tiene que darse cuenta que lo mejor es marcharse a otro lado.

    Enhorabuena por tu blog, me parece de mucha calidad.

    ResponderEliminar
  4. Gracias Carlos. Con tu comentario, el de Sergio y el de compañeros que me los han hecho en persona ya tengo razones para darle vidilla al blog... por lo menos hay gente que lo lee, y ese es el objetivo.

    Tienes razón, igual hay que saber cuándo abandonar... yo igual por tener menos experiencia (no me he topado con entornos de ese tipo) o por ser más optimista, creo que con empeño, al final si realmente crees en algo y puedes defenderlo con convinción, al final ese algo se "impone".

    ResponderEliminar
  5. Gregorio en esto no te me vengas abajo!!!!!!!
    Yo también leo tu blog y me parece muy interesante. Así que siempre que puedas, escribe que aquí tienes un incondicional.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Hombre Nestor, que lujo. Ahora sí que puedo decir que esto es un blog de calidad, pero no por el contenido, si no por los lectores. Gracias, y a ver si nos vemos.

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar